Deja un comentario

LAUREADO DE LA LEGION ELISEO GODOY BELTRAN








Capitán de Complemento Eliseo Godoy Beltrán, Laureado de la Legión
Miércoles, 29.12.2010, 19:05 (GMT+2)

CAPITÁN DE COMPLEMENTO
ELISEO GODOY BELTRÁN
LAUREADO DE LA LEGIÓN
Por Francisco Ángel CAÑETE PÁEZ
Comandante de Complemento
Economista y Profesor Mercantil
Legionario de Honor

INTRODUCCIÓN

El día 7 de agosto de 1941, el Ministro del Ejército, teniente general bilaureado Don José Enrique Varela Iglesias, signaba con su firma una Orden Ministerial por la que se concedía la Cruz Laureada de San Fernando al capitán (fallecido) Don Eliseo Godoy Beltrán, por su heroico comportamiento en la ocupación de las posiciones enemigas de la Ermita de Santa Bárbara (Frente de Teruel) el día 12 de mayo de 1938, donde resultó herido muy grave, de cuyas resultas falleció al día siguiente (13 de mayo). Así reza, en extracto y con laconismo castrense lo Orden firmada por el general Varela por la que se concede la “Laureada” al heroico Oficial en ella reseñado. Y es ahora, llegados a este punto, y transcurridos casi siete décadas de aquella gloriosa concesión, cuando surge en mi la duda razonable, de que si el día de su gloriosa muerte este Oficial vestía el uniforme de La Legión, por realizar su heroica acción encontrándose al mando de una Compañía de la Bandera Legionaria de Carros de Combate, tal y como acredita en fehaciente forma su Jefe de Bandera, el teniente coronel Don José Pujales Carrasco, en Certificado expedido el 31 de mayo de 1938, que como preciado documento se adjunta al presente artículo; así como el asiento que figura en su Hoja de Servicios, cerrado al día de su fallecimiento, signado con las firmas del Sr. Comandante Mayor del Tercio y del Ilmo. Sr. Coronel Primer Jefe del mismo Don Antonio Castejón Espinosa (reproducido también en documento adjunto), cómo es posible, me preguntaba a mi mismo, que si se daban todas estas circunstancias, en ninguno de los muchos textos que he consultado y en los que se narra la historia de la gloriosa Legión Española, al reflejar en sus páginas la ilustre y excelsa Nómina de Laureados de tan distinguido Cuerpo, en ninguno de ellos figura relacionado el nombre de Eliseo Godoy Beltrán.

Y la verdad es que no llegaba a entenderlo. Hasta el día de hoy los Legionarios Laureados (dándole al término “Legionario” su expresión más amplia y más noble) arrojan un cómputo de veintidós, la mayoría de ellos sin haber podido llegar a ostentarla sobre el honroso uniforme de sarga verde, al haberle sido concedida “A titulo póstumo”; pero según el detenido estudio que he llevado a cabo, ese cómputo egregio figura minorado en uno, pues en esa distinguida nómina falta, según acredito, el nombre del Capitán de Complemento Don Eliseo Godoy Beltrán, por lo que ya no serían veintidós sino veintitrés los Laureados de La Legión. En las siguientes y emocionadas líneas, en las que demuestro que el día de su gloriosa acción el capitán Godoy pertenecía, sin ningún género de duda a La Legión, voy a trazar, siquiera sea en forma breve y resumida la semblanza biográfica de tan heroico compañero de Escala, así como de su gloriosa muerte a resultas de las gravísimas heridas recibidas en la campaña civil, al laudable objeto de que se adjudique a La Legión la Laureada que a todas luces le corresponde. En este contexto y con este propósito he redactado el presente artículo.

SEMBLANZA BIOGRÁFICA DEL CAPITÁN DE COMPLEMENTO DON ELISEO GODOY BELTRÁN, LAUREADO DE LA LEGIÓN

Eliseo Godoy Beltrán nace en Moyuela (Zaragoza) el día 15 de mayo de 1912, siendo hijo de Don Francisco Godoy González (Maestro de Primera Enseñanza) y Doña María Beltrán Mayoral. Con un gran cariño por la enseñanza, algo que le venía de familia pues su padre ejerció de maestro en Moyuela durante algo más de treinta años, cursó estudios de Magisterio y Derecho en la Universidad de Zaragoza, y ya como maestro ejerció en varios colegios de la inmortal ciudad aragonesa, al tiempo que, ya Licenciado en Derecho, simultaneaba sus clases con la preparación para Abogado del Estado. El día 1º de julio de 1934 ingresa en el Ejército, como comprendido en el 2º Llamamiento del Reemplazo de 1933, siendo destinado a la Segunda Comandancia de Sanidad Militar, de guarnición en Zaragoza. Una vez incorporado al Cuerpo de destino, el soldado Godoy solicita seguir los Cursos de Aptitud para alcanzar el empleo de Alférez de Complemento; cursos que va superando sin aparente dificultad, siendo promovido a cabo, sargento, y el 1º de septiembre de 1935 a Brigada de Complemento, pasando con este empleo a la situación de licenciado. En esta situación, al mes siguiente, el día 1º de octubre de 1935 es promovido al empleo de Alférez de Complemento de Sanidad Militar (Rama No Facultativa), continuando en dicha situación (1). Sin embargo, muy pocos serían los meses que el Alférez Godoy pasase en esta situación de licenciado, dedicado a sus clases y a la preparación de las más que difíciles oposiciones para Abogado del Estado; oposiciones que el triste azar que rige nuestras vidas ya tenía previsto que nunca llegara a presentarse, pues la muerte en campaña, que siempre se lleva a los mejores, tenía con él una cita en una luminosa mañana de mayo de 1938, cuando le faltaban dos días para cumplir los veintiséis años de edad. El día 19 de julio de 1936, nada más dar inicio nuestra Guerra Civil, se vuelve a poner de nuevo su uniforme de Alférez de Complemento y se presenta voluntario en la Jefatura de la Quinta División Orgánica (Zaragoza), siendo destinado a su antigua 2ª Comandancia de Sanidad Militar donde presta servicios de campaña en las localidades de Quinto, Zuera y Perdiguera. El día 8 de noviembre, al frente de su sección y en un alarde de destreza y valor consigue ocupar la avanzadilla de la importante posición de “Los Quemados”; y el 20 de diciembre por la noche, en un arriesgado “golpe de mano” consigue arrebatar una bandera de las posiciones enemigas, siendo felicitado por sus Jefes inmediatos y por el Jefe de la Columna: Coronel Don Gustavo Urrutia González, siendo citado por este hecho en la Orden de la 2ª Comandancia de Sanidad Militar correspondiente al día 2 de enero siguiente.

Por Orden Circular de 14 de febrero de 1937, fue promovido al empleo de Teniente de Complemento de Sanidad Militar, con antigüedad de 20 de enero del citado año, siendo confirmado en su actual destino. Y es en este mes de febrero de 1937, cuando por vicisitudes de la campaña, y llevado de su amor a La Legión, con el loable deseo de formar en una Unidad de “mayor riesgo y fatiga”, el teniente Godoy Beltrán consigue su pase al Tercio. En su virtud, en su Hoja de servicios (Folio 7º vuelto) puede leerse: “El Excmo. Sr. General Jefe del Ejército del Norte, en Telegrama Postal de fecha 6 de Febrero de 1937 dispone que el Oficial comprendido en la presente Hoja, pase destinado a la 7ª Bandera de la 2ª Legión del Tercio de África, en el frente de Madrid” . El día 18 de febrero hace su presentación al Cuerpo en la Representación de Talavera de la Reina, incorporándose al día siguiente a su Bandera (la VII) haciéndose cargo del mando accidental de la 25ª Compañía.

SERVICIOS DE CAMPAÑA (EN EXTRACTO), PRESTADOS EN LA LEGIÓN POR DON ELISEO GODOY BELTRÁN, DESDE SU INCORPORACIÓN AL TERCIO , EL DÍA 18 DE FEBRERO DE 1937, HASTA SU GLORIOSA MUERTE: EL 13 DE MAYO DE 1938, SEGÚN SE ACREDITAN EN SU HOJA DE SERVICIOS

Vistiendo ya el honroso uniforme de La Legión, el teniente Godoy, al frente de su Compañía de legionarios, entra inmediatamente en servicios de campaña. Por su elevado comportamiento en los combates llevado a efecto en el Sector de “El Espolón” de Vaciamadrid el día 20 de febrero, es felicitado por el Jefe de la 7ª Bandera en la siguiente y laudatoria forma “Este oficial, al frente de su Compañía, por resultar baja los demás oficiales, dio constantes pruebas de valor y gran espíritu militar”. Durante el mes de abril permanece destacado en la posición de Vaciamadrid, sosteniendo intenso fuego de fusilería y morteros con el enemigo. El día 2 de mayo es relevada su Bandera por el 7º Tabor de Regulares de Ceuta, marchando en unión de la misma hacia la Fábrica de “La Marañosa”, alojándose su compañía en los barracones situados en la parte sur de la misma. Por Orden Circular de 17 de mayo de 1937, se le concede a la 7ª Bandera del Tercio la Medalla Militar Colectiva, por su brillante actuación en la defensa del “Espolón de Vaciamadrid” durante los días 17 al 21 de febrero último. En su virtud, el teniente Godoy se coloca bordada en la bocamanga izquierda de su guerrera el distintivo de esta preciada condecoración colectiva.

En la noche del 24 de junio, el enemigo hostiliza las posiciones defendidas por la Bandera, en especial el sector que ocupa la compañía de Godoy, con fuego intenso de fusilería, ametralladoras, morteros y granadas de mano, al tiempo que descargaba una gran tromba de agua sobre las trincheras propias, a las que llega a inundar casi por completo. En esta defensa y bajo el gran temporal reinante los legionarios del teniente Godoy Beltrán demostraron su alto valor y patriotismo, no decayendo en ningún momento su entereza ante el enemigo. El día 15 de agosto cesa en el mando accidental de la Compañía por haberse incorporado el capitán Don José Quesada Martínez, designado para jefe de la misma, pasando Godoy a tomar el mando de la 1ª sección. Encuadrado en su Bandera, a finales de Agosto la compañía de Godoy se traslada al frente situado en la Cuesta de las Perdices, donde sostiene frecuentes tiroteos con el enemigo. El día 3 de septiembre vuelve de nuevo a tomar el mando de la Compañía por cese del capitán Quesada. (Esta serie de tomas del mando accidental de la Compañía por el teniente Godoy se repiten en reiteradas ocasiones en su Hoja de Servicios, por lo que dejo de consignarlas en estas líneas, para no pecar de reiterativo).

El día 16 de septiembre, en unión del resto de la Bandera, la Compañía de Godoy se traslada a Toledo, alojándose en el Seminario Conciliar y dedicándose los legionarios a la Instrucción teórico-práctica del combatiente. El día 23 se incorpora el capitán Don Pascual Aranzuri que toma el mando de la misma. El día 26 de septiembre, a las primeras horas de la mañana, sale al mando de su sección, en unión del resto de la Bandera, operando en vanguardia y formando parte de la Agrupación mandada por el Comandante Don Félix Gutiérrez Cano, al objeto de rectificación de nuestro frente y posterior ocupación del Palacio de la Sisla y Casa de la Legua. En el asalto, al frente de su sección a las primeras posiciones, el teniente Godoy resulta herido de bala en el pecho siendo evacuado al Hospital Militar de Toledo, donde es intervenido quirúrgicamente. En la Orden de la 7ª Bandera del Tercio correspondiente al día 26 de septiembre de 1937 es citado como “Distinguido” con el siguiente tenor literal “Este Oficial, al mando de su sección, se distinguió notablemente en todas las fases de la operación en las cuales intervino, hasta caer gravemente herido”.

El año 1937 finaliza para Godoy ingresado en el Hospital Militar de Toledo, recuperándose de las graves heridas sufridas en la acción del 26 de septiembre, hasta el día 17 de enero del nuevo año 1938, en que es dado de alta. Una vez restablecido de sus heridas, se incorpora a su Unidad en Pinto, pasando la Bandera a formar parte de la 1ª División de Navarra, a las órdenes del entonces Coronel García Valiño. Y al objeto de no hacer interminable este artículo, con detallada exposición de los múltiples avatares propios de la campaña, es por lo que, tratando de resumir al máximo el historial del teniente Godoy, tan sólo resaltar, que durante los meses de Enero (a partir de su incorporación a la Bandera el día 18 del citado mes), Febrero y Marzo de 1938, toma parte con su Unidad en una serie de ininterrumpidas acciones de guerra, poniendo de manifiesto en todas ellas su temple y su más que acreditado valor. Estaba claro que el “Espíritu Legionario” del que habla nuestro Fundador el General Millán-Astray, le había imbuido por completo, adentrándose en él profundamente hasta el punto de llegar a formar parte de su propio ser.

En abril , y ya en el frente de Teruel, toma parte en las acciones de Rillo, Perales de Alfambra y la propia capital de los amantes, y en el de Cataluña, en las de Mora de Ebro, pasando a continuación al Maestrazgo donde ocupan Trigueros, cortando la carretera de Valencia a Barcelona entre Vinaroz y Uldecona. El día 18 de abril entabla duro combate con un Batallón enemigo que se dirigía hacia Amposta logrando ponerlo en fuga tras hacerle un crecido número de bajas. Por Resolución de 29 de abril de 1938 es habilitado para el empleo de Capitán de Complemento, continuando prestando sus servicio en El Tercio; si bien, y por necesidades de la campaña pasa agregado a la Bandera de Carros de Combate de La Legión, que manda el teniente coronel Don José Pujales Carrasco; a la que se incorpora de inmediato pasando a tomar el mando de la 2ª Compañía de la Bandera (2). Y llegamos ya al día de su gloriosa muerte. Al frente de su Compañía de carros el Capitán Godoy toma parte en diversas operaciones de campaña hasta el día 12 de mayo, que en ocasión del combate sostenido con el enemigo para la ocupación de la Ermita de Santa Bárbara en el Frente de Teruel, y en el que hace alardes de valor y de heroísmo, resulta gravemente herido falleciendo al día siguiente, 13 de mayo, siendo inhumado su cadáver en el cementerio de “Torrero” en Zaragoza. En la Orden General del Ejército del Norte, correspondiente al día 26 de mayo de 1938 se dispone: “Que se ha iniciado la instrucción del Expediente de Juicio Contradictorio para la concesión de la Cruz Laureada de San Fernando, a favor del capitán (fallecido) DON ELISEO GODOY BELTRÁN, por su actuación al mando de una Compañía de Carros, en la operación realizada el pasado día 12 del actual, para la ocupación de las posiciones enemigas de la Ermita de Santa Bárbara (Frente de Teruel), habiendo sido designado Juez Instructor: el Ilustrísimo Señor Coronel de Caballería Don Manuel Gómez Martínez”. Laureada que le es concedida, como he reseñado al inicio de este artículo por Orden Ministerial de 7 de Agosto de 1941 (Diario Oficial Nº 177).

Sigamos en este punto los emotivos, a la par que lacónicos, párrafos de la Orden de concesión de la Laureada al Capitán Godoy: “El día 12 de Mayo de 1938, este Capitán, al mando de su Compañía de Carros, tomó parte en la conquista de las posiciones enemigas de la Ermita de Santa Bárbara, teniendo que efectuar para ello un avance por terreno batidísimo por la artillería enemiga y sin el apoyo de fuerzas propias, marcha delicada y en extremo audaz por terreno enemigo, que con gran espíritu de iniciativa y valor llevo a cabo este Oficial.
La Compañía de carros avanzó hacia el objetivo previsto, no obstante el fuego de toda clase de armamentos que le dirigía el enemigo, deteniéndose por avería de uno de los carros, saliendo del suyo el capitán para asistir personalmente a la reparación del averiado.
Conseguida esta, continuó su avance, llegando a las propias trincheras contrarias, donde el enemigo, notablemente superior en número, resistió el ataque, no permitiendo el avance de la Infantería propia, y apreciando este Oficial que las posibilidades de tiro de su Compañía disminuían y con el fin de salvar otros carros que se hallaban en inminente peligro, saltó del suyo, y ayudado por algunos de sus soldados, empezó a arrojar granadas de mano a las líneas contrarias, cuyos defensores quedaron desconcertados ante tal prueba de valor personal, momento que fue aprovechado por nuestra Infantería para el asalto y ocupación de las trincheras. Seguidamente hubo necesidad de tomar una posición enemiga situada al flanco izquierdo, que hostilizaba constantemente con sus fuegos. El Capitán Godoy, al mando de cuatro carros útiles que le quedaban y de una sección de Regulares, avanzó hacia ella. Uno de los carros cae en el interior de una trinchera y al acudir en su apoyo con los restantes y el personal de Regulares, son inutilizados otros dos. En tal situación, este capitán sale de su carro bajo un intenso fuego enemigo para comprobar las causas de las averías, momento en que fue herido, continuando sin embargo en su puesto hasta recibir una segunda herida mortal, a consecuencia de la cual falleció, después de haber puesto de manifiesto una conducta ejemplar”.

Finalmente, por Resolución aprobada por el Excmo. Sr. Ministro del Ejército de fecha 20 de marzo de 1941, a propuesta de la Comisión de Recompensas del Tercio por la pasada campaña, se le conceden al capitán (fallecido) Don Eliseo Godoy Beltrán: Dos Cruces de Guerra, una Cruz del Mérito Militar con Distintivo Rojo y la Medalla de la Campaña.

EPÍLOGO EMOTIVO

La Cruz Laureada de San Fernando; la Cruz de las Rojas Espadas orlada de laureles, máxima condecoración al valor en España. Cuán estrecho es el dintel de la puerta por el que se accede a tan acrisolada Orden y que pocos son, los que por su heroico comportamiento, fueron distinguidos con tan preciada condecoración y al sobrevivir a la acción que le diera origen pudieron lucirla con orgullo sobre el uniforme, pues no podemos olvidar que la inmensa mayoría de Laureadas concedidas lo fueron “A título póstumo”. La Escala de Complemento del Ejército se honra en tener entre sus Laureados al Capitán Eliseo Godoy Beltrán, (3) y a partir de la publicación de este artículo, en base a la importante legislación que aporto, la Legión Española, cabe suponer que lo incorporará sin demora a su excelsa nómina de condecorados con tan preciada Recompensa. Suprema distinción española al valor, otorgada curiosamente a un Oficial de Complemento del Cuerpo de Sanidad Militar, que, desempeñando funciones de infante, vistiendo la noble y franciscana camisa legionaria, entregó su vida a la Patria en un acto de sublime heroísmo consiguiendo los laureles de la inmortalidad. (4)(5)

NOTAS

1. La Escala de Complemento de Sanidad Militar, a partir de su creación ( Ley de 29 de junio de 1918), estaba formada por dos Ramas netamente diferenciadas: la “Facultativa”, integrada por Oficiales de Complemento Doctores o Licenciados en Medicina, y la “No Facultativa” formada por Oficiales con titulaciones distintas a la de Medicina, que desempeñaban normalmente el “mando de armas” en las tropas de Sanidad.

2. La decisiva actuación de los Carros de Combate de La Legión en nuestra Guerra Civil se remonta casi a sus inicios, toda vez, que ye en el mes de Octubre de 1936 se crea la Primera Compañía Legionaria de Carros de Combate, instruida por el heroico Teniente (luego Capitán) Don Daniel Gómez Pérez, (el queridísimo “Bakali” en las filas legionarias), que perdería la vista en acción de guerra y sería condecorado con la Medalla Militar Individual. A comienzos de 1937, esta 1ª Compañía de Carros se transforma en la Primera Bandera Legionaria de Carros de Combate que en el mes de Octubre de dicho año se integra en el recién creado Regimiento de Carros de Combate Nº2, del que se escinde en el mes de Enero de 1938, formando la llamada Agrupación Legionaria de Carros Ligeros de Combate, aumentando sus efectivos con nuevos legionarios procedentes de las distintas Banderas del Tercio, Agrupación que seria nominada oficialmente con su antigua denominación de “Bandera de Carros de Combate de La Legión”.

3. Junto al Capitán Godoy Beltrán, integran la excelsa y gloriosa nómina de Laureados de la Escala de Complemento, el también Capitán (Habilitado) Don Manuel Vázquez Sagastizábal, el Teniente Don José Oriol y Anguera-Dodero (también Medalla Militar Individual), y los Alféreces Don Alfonso Martínez Alonso, Don José Ramón Trobo Valdés y Don Mercedes Durán Garlito.

4. La Orden de concesión de la Laureada al Capitán Godoy contiene un pequeño error a todas luces disculpable, al definir al citado Oficial como “Capitán de Infantería”, cuando es lo cierto, que pese a todas las apariencias Godoy no era infante, sino ,como queda demostrado, perteneciente a la Escala de Complemento del Cuerpo de Sanidad Militar. A este respecto, creo recordar que durante mis años de Profesor en la Academia de Infantería de Toledo, en la suntuosa “Galería de Laureados del Arma”, también figuraba Don Eliseo Godoy Beltrán como Capitán de Infantería.

5. En las “Notas de Concepto” que figuran en la Hoja de Servicios de Don Eliseo Godoy Beltrán, cerrada en Riffien con fecha 13 de mayo de 1938 , el epígrafe de “VALOR” aparece con la calificación de “Acreditado”, cuando, a partir de la concesión de la Laureada en agosto de 1941, debía de haber sido sustituido por el de “Heroico”.

Artículo e imágenes remitidos a Portal ASASVE por el autor para su publicación.
Se autoriza la reproducción del artículo mencionando al autor D. Francisco Ángel Cañete, y la fuente “Portal ASASVE”.

Los autores y/o firmantes de los “artículos de opinión” serán los únicos responsables de que no existan derechos de terceros sobre su contenido (textos, imágenes, gráficos, etc), así como de toda reclamación de derechos de imagen. La “Asociación Asasve Portal de Internet”, “Portal Asasve” y José Mª Navarro Palau se exoneran de toda responsabilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: