Deja un comentario

JORNADAS MUNDIALES DE LA JUVENTUD

«¡Al cielo de Madrid con Él!»

La capital disfrutó de una madrugada de procesiones estivales en los traslados de los pasos que esta tarde participarán en el Vía Crucis de la JMJ

No es Viernes Santo, pero las calles Madrid han despertado llenas de cofrades. Cofrades que anochecieron a las puertas de la Catedral castrense, mientras esperaban la salida del Cristo de Mena, y que han amanecido, casi diez horas después, cuando la Virgen de Regla se colocaba en su altar en la plaza de Cibeles. Madrid, sin ser Semana Santa, ha vivido esta noche una madrugada cuyo resultado disfrutarán hoy los peregrinos de la JMJ. Durante toda la mañana podrán admirar y rezar ante los pasos con las estaciones del Vía Crucis que Benedicto XVI presidirá esta tarde en su segundo día en España.

La salida del Cristo de la Buena Muerte se retrasó por la manifestación anti-Papa

La salida del Cristo de la Buena Muerte se retrasó cerca de media hora, hasta las 22:30 horas, mientras la Policía apagaba rescoldos de la manifestación anti-Papa del miércoles. El paso del crucificado de Palma Burgos por la calle Mayor y la Puerta del Sol fue escoltado por cuantiosos agentes que trataban de garantizar la seguridad del cortejo, que discurrió sin incidentes. Voluntarios de la JMJ formaron con sus manos un cordón alrededor del Cristo, mientras la banda La Columna de Alcalá de Henares hilvanaba marchas camino del Cuartel General del Ejército. Un dispositivo policial poco habitual en este tipo de celebraciones religiosas.

Pasada la una de la madrugada, las hermandades malagueñas de Mena y El Prendimiento convertían los alrededores de la fuente de la diosa del Real Madrid en una nueva Alameda Principal, avenida de la ciudad andaluza que constituye la carrera oficial. El Cristo de los Legionarios, a hombros de sus soldados, se encontraba con el misterio de El Beso de Judas, portado por cerca de 250 cargadores. No tardaron en escucharse repetidos “¡viva Málaga!”.

La madrugada papal y juvenil no había hecho más que empezar. Junto a la colegiata de San Isidro, los más trasnochadores aguardaban provistos de cámara y trípode para inmortalizar la salida de las hermandades procedentes de Úbeda, Jerez y Granada. Todas desfilaron en silencio tras el Gran Poder madrileño, al que una devota recibió con una saeta. Salía el Señor de la Misericordia jerezano y sólo se escuchaba la voz del capataz: “¡Al cielo de Madrid con Él!”. Y al cielo de una noche estival en el que el calor dio un respiro fue.

Esfuerzo del Nazareno de León

En la Puerta del Sol se vivía uno de los momentos de mayor intensidad. El Nazareno leonés del Dulce Nombre se asomaba a las calles de la capital gracias al esfuerzo de sus elegantes cargadores y las instrucciones de la voz de mando, el seise, que guiaba cada centímetro de la salida, la de mayor dificultad por la estrechez de la puerta lateral del edificio de la Comunidad de Madrid. Con los pasos enfilando Alcalá, cerraba el cortejo el Yacente segoviano de Gregorio Fernández, sin flores, sobre unas sencillísimas parihuelas.

En la iglesia del Carmen esperaba el paso de palio de la Virgen de Regla

En la iglesia del Carmen esperaba el extremo contrario: el paso de palio de la Virgen de Regla, la Dolorosa con la que JMJ saborea la Semana Santa sevillana. Veinte minutos antes de su salida, varios jóvenes que apuraban una noche de alcohol increparon e insultaron a los fieles que se arremolinaban para presenciar su salida. Fue necesaria intervención policial, aunque sin consecuencias. Su recorrido fue un abrazo de rezos cantados con los acordes de la guitarra.

Comenzaba a clarear el cielo cuando el Cristo de Medinaceli, devoción de devociones en Madrid, se reencontraba con Cibeles. Para entonces, la Sagrada Cena de Salzillo buscaba ya su sitio en el extremo del Vía Crucis más cercano a Colón. Sólo restaban por iniciar su traslado las cofradías de Zamora y Cuenca, que lo hicieron a la par, y la de Valladolid, que se retrasó hasta que la Virgen de Regla finalizaba su itinerario. Las Negaciones de San Pedro de Orihuela lo había hecho casi tres horas antes de lo previsto en el horario.

Terminaba la primera madrugada nacional, en la que se observaron los contrastes de esta rica tradición que hoy conocerán cristianos de todo el mundo. Las horquetas y el toque de ronda leoneses, las bocinas murcianas, el racheo de los pasos andaluces, los grandiosos tronos malagueños, los sobrios grupos escultóricos zamoranos… Todo en Recoletos.

Una legión de fieles

El Cristo de la Buena Muerte participa en el Vía Crucis

La imagen sale por primera vez de Málaga para procesionar este viernes junto a Benedicto XVI

El Cristo de la Buena Muerte es uno de los grandes protagonistas de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), en la que es su primera salida fuera de Málaga de su historia. Decenas de miles fieles, entre ellos la infanta Elena, pasaron ante él durante los tres días que ha estado expuesto y custodiado por la Legión en la Catedral Castrense. A ellos se sumarán los millares de personas que hoy le rendirán tributo en la undécima estación del Vía Crucis que celebra el papa Benedicto XVI, en el Paseo de Recoletos de Madrid.

El hermano mayor de la Pontificia y Real Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas de Nuestra Señora de la Soledad, también conocida como la Congregación de Mena, Antonio Jesús González, consideró un “hito histórico sin parangón” el que la imagen “haya salido por primera vez de su tierra, de su Málaga”. Según explicó, todos los miembros de su congregación “están muy orgullosos a la llamada del papa a las Jornadas Mundiales de la Juventud, para que -el Cristo- sea partífice de la undécima estación del Viacrucis”.

Junto a la imagen, el otro protagonista del paso es su escolta. Una escuadra formada por legionarios del Tercio Alejandro Farnesio de Ronda (Málaga). Ellos acompañaron al Cristo durante los tres días que estuvo ante el altar mayor de la Catedral Castrense y lo harán en sus traslados por Madrid, “junto a una banda de cornetas y tambores, igual que se hace en Málaga todos los jueves santos”.

Para el responsable de la Congregación de Mena, haber llevado fuera de Málaga la imagen que veneran es “una experiencia personal y colectiva increíble”. “Hemos recibido el cariño de todos los madrileños y de los que no son madrileños, incluso de aquellos que vienen de otros países, a los que la imagen del Cristo de la Buena Muerte conmueve”, dijo Antonio Jesús González, que destacó que la misma talla “tiene una carga devocional muy importante. Para eso no hay nada más que mirar a los ojos al Cristo, para ver como él, de alguna manera, te llama al recogimiento y a la devoción”.

González recordó las palabras del cardenal Herrera Oria, que fue obispo de Málaga, que decía “que la misión de un cofrade está cumplida, cuando solamente cada uno de los que vean en la calle al Cristo le pidan o le recen un Padre Nuestro. Y yo creo que, aquí, habrá más de uno que lo haya hecho eso”.

Otro de los hitos es que Benedicto XVI será el primer pontífice que tendrá delante al Cristo de la Buena Muerte, lo que “es también muy importante para la Congregación”, destacó el hermano mayor, que agradeció al cardenal Antonio María Rouco, la invitación a tomar parte en la JMJ y mostrar, junto al resto de los pasos llevados a Madrid, una muestra “religiosidad popular” española. “En ese sentido vamos a estar a la altura de las circunstancias como buenos cristianos que somos”, dijo.

80 años con la Legión

La imagen que está en Madrid no es la que esculpió en el siglo XVI el artista Pedro de Mena y Medrano. La original “desapareció en los sucesos de mayo de 1931, en Málaga, con motivo de la quema de conventos. Posteriormente, en 1942, el escultor Francisco Palma Burgos -autor del trono del Cristo de Medinaceli de Madrid- hizo esta imagen que tenemos aquí ahora y que sale en procesión todas las tardes y noches del Jueves Santo malagueño”, explicó Antonio Jesús González.

Su fama se la debe en buena parte al especial cuerpo de guardia que la escolta. Hay que remontarse a los años 20, cuando oficiales de la recién creada unidad del Tercio Extranjero y después Legión Española, que participaban en la guerra de Marruecos, pasaban unos días de descanso en Málaga. “Allí entablaron amistad con integrantes de la cofradía, que les invitaron a presenciar en la noche del Jueves Santo la procesión del Cristo de la Buena Muerte.

Fue tal el impacto que, dado que la unidad no estaba bajo ninguna advocación, solicitaron que fuera su protector. Desde entonces desfilan con nosotros miembros de la Legión y son ya más de 80 años, sólo interrumpidos por la Guerra Civil”, relató el hermano mayor.

Un baño de multitudes antes de ver al Papa

Las cofradías del Cristo de la Buena Muerte y el Prendimiento se encuentran en La Cibeles de madrugada durante el traslado de los tronos para el vía crucis

Histórica imagen del Cristo de la Buena Muerte en procesión por las calles de Madrid.

Madrid se vuelca con las cofradías malagueñas de Mena y Prendimiento. Desde su llegada a la capital con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) miles de personas no han querido perderse la oportunidad de contemplar dos de las imágenes más relevantes de la Semana Santa malagueña. “Está siendo todo un baño de multitudes”, indicaron desde la congregación de Mena, quienes aseguran que más de 35.000 personas se han acercado desde el pasado viernes a la Catedral Castrense para contemplar al Cristo de la Buena Muerte custodiado por la Legión. Aunque ha estado menos tiempo abierta al público, la Hermandad del Prendimiento, que expone su trono desde el pasado miércoles en el Ayuntamiento de la capital de España también ha recibido a miles de fieles, devotos y curiosos durante dos días.

Pero si ambas cofradías recibieron visitas multitudinarias durante su exposición al público, el traslado de ayer de ambas imágenes hasta el lugar donde está previsto que se celebre el vía crucis presidido por el Papa tuvo una acogida espectacular. Bajo los hombros de sus hermanos, el Cristo de Mena comenzó su recorrido por las calles desde la Catedral Castrense. De esta forma, la Guardia de Honor en la iglesia catedral de las Fuerzas Armadas en la calle Sacramento, concluyó. Así, la escultura fue trasladada en procesión hasta el Cuartel General del Ejército donde le esperaban los componentes del Tercio Alejandro Farnesio para trasladarla hasta el lugar que ocupará hoy, en el vía crucis presidido por el Papa. Por primera vez, el Cristo de la Buena Muerte fue portado por uniformados de otros países. Militares de Estados Unidos, Alemania y Japón, se fueron turnando con los legionarios y con hermanos de la Cofradía, en el traslado del Cristo. “Es un espectáculo tan emotivo que nadie se lo quiere perder. Además es todo un honor la participación de militares de otros países”, señalan desde la congregación de Mena.

Por su parte, el Prendimiento hizo lo mismo en su trono procesional. En su caso, inició su recorrido desde su base, el Ayuntamiento de Madrid, para concluirlo en la base del vía crucis, en la plaza de Colón. “Estamos muy emocionados por la masiva respuesta de la gente”, señaló el hermano mayor de la cofradía del Prendimiento, Jaime Gallego Sanchís, quien añadió que han repartido miles de recuerdos, entre estampas, carteles, itinerarios y ramas de olivo bendecidas a los fieles y devotos que han querido compartir con ellos “tan emotiva” celebración.

Pero sin duda, uno de los momento más emotivos del traslado fue el esperado encuentro entre ambas cofradías en La Cibeles pasada la medianoche. Una instantánea histórica de las dos imágenes que representan a la Semana Santa malagueña en Madrid. “Hemos trabajado mucho para este encuentro entre cofradías. Es algo muy hermoso que nos emociona a todos”, añade Gallego Sanchís.

Tras este paseo triunfal por las calles de Madrid, las cofradías malagueñas protagonizarán hoy el broche de oro de la JMJ 2011. A partir de las 19:00 participarán en el vía crucis que presidirá el papa Benedicto XVI, junto a otras trece cofradías de España. La primera en hacer acto de presencia será la hermandad del Prendimiento que plasmará la imagen correspondiente a la II estación, el beso de Judas. El Cristo de la Buena Muerte hará su aparición en la XI estación con la muerte de Jesús en la Cruz.

Tras la participación en el acto religioso ambas cofradías participará en la Procesión Magna. En el caso del Cristo de la Buena Muerte se han previsto dos turnos de portadores. El trono estará escoltado por una escuadra de gastadores, la Banda de Guerra, Música y Coros y una compañía de honores, del IV Tercio de la Legión, con sede en Ronda (Málaga). Ambas hermandades recorrerán las calles madrileñas, desde la plaza de Colón, hasta el Ayuntamiento de la capital.

La expectación marca hoy los traslados de los titulares de Mena y el Prendimiento

Ambas cofradías se encontraran pasada la medianoche en La Cibeles

18.08.11 – 09:11 –

La capital de España se vuelca con las dos cofradías malagueñas de Mena y Prendimiento que continúan sus actos durante estos días antes de su participación en el vía crucis de la JMJ que presidirá mañana el Papa. Más de 30.000 personas, según el hermano mayor de Mena, Antonio Jesús González, han visitado desde el pasado viernes la Catedral Castrense para ver la imagen del Cristo de la Buena Muerte y la tradicional guardia de honor por parte de las escuadras de gastadores de la Legión, que culmina hoy.

Asimismo, la Hermandad del Prendimiento, que aunque se encuentra en la sede del Ayuntamiento desde el domingo, expone desde ayer el grupo escultórico y el trono que recorrerán las calles de Madrid. Ambas hermandades han recibido la felicitación de miles de visitantes que agradecen el desplazamiento de esta representación de la Semana Santa de Málaga.

Traslados

Pero si las visitas a las dos cofradías han sido multitudinarias, el gran impacto y primera puesta en escena de ambas corporaciones será esta noche con los traslados de los titulares. Por un lado, Mena iniciará su recorrido por las calles desde la Catedral Castrense en la que los hermanos portarán al Cristo a hombros en varios turnos, al igual que 400 militares uniformados de diversos países del mundo que irán en el cortejo. Por su parte, el Prendimiento hará lo mismo en su trono procesional protagonizando un encuentro entre ambas cofradías en Cibeles donde el sabor cofrade malagueño se hará más patente si cabe. SUR.es ofrecerá distintas conexiones esta misma noche para ofrecer imágenes en directo de estos traslados.

En la representación plástica de la Pasión de Cristo que se ofrece al papa Benedicto XVI mañana en Madrid participan catorce de las cofradías más representativas de la Semana Santa española.

Más de 1.500 personas asisten a la primera Guardia de Honor de la Legión ante el Cristo de la Buena Muerte

Madrid miércoles, 17 de agosto de 2011



Más de 1.500 personas pasaron ayer, en tan sólo dos horas, por la Iglesia Catedral de las Fuerzas Armadas para presenciar la primera Guardia de Honor que la Legión rindió a su protector, el Cristo de la Buena Muerte, también conocido como Cristo de Mena por atribuirse al escultor Pedro de Mena la talla original, destruida hace 80 años.

Entre los centenares de fieles que han acudido al templo castrense se encontraba el arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, al que la Cofradía de Mena le impuso la medalla de la Congregación.



La Guardia de Honor corrió a cargo de una treintena de efectivos del Tercio ‘Alejandro Farnesio’, 4º de la Legión, con sede en Ronda (Málaga), quienes se desplazaron hasta Madrid bajo el mando del comandante legionario José Garcés. El resto de componentes del Tercio, hasta completar un total de 200, vendrán a Madrid el próximo viernes para participar en la procesión que se celebrará tras el Vía Crucis presidido por el Papa Benedicto XVI en la Plaza de Cibeles.

La Guardia de Honor comenzó a las once de la mañana. Las tres escuadras de gastadores que se fueron relevando para custodiar al Cristo de la Buena Muerte, situado frente al altar mayor de la Catedral, desfilaron hasta el interior del templo, donde el hermano mayor de la Congregación, Antonio Jesús González, les impuso la medalla de la Congregación, un acto simbólico que se repite cada Semana Santa antes de la salida del Cristo en la procesión del Jueves Santo.

A continuación, el arzobispo castrense, monseñor Juan del Río, bendijo la corona de espinas que se impone al Cristo cada vez que la imagen es expuesta a la veneración de los fieles o es procesionada. El arzobispo castrense fue el encargado de imponer la corona a un Cristo que ayer, como tantas otras veces, estaba rodeado de sus legionarios.

Posteriormente, las escuadras de gastadores salieron del templo para que la primera de ellas, ya con el armamento reglamentario para rendir honores, volviese a entrar y realizase la primera de las guardias que, durante dos horas, se realizaron junto al Cristo de la Buena Muerte.

Las Guardias de Honor se producirán de nuevo hoy miércoles, en horario de mañana (de 11.30 a 13.00h) y tarde (de 18.00 a 20.00h); y el próximo jueves (de 12.00 a 13.00h y de 18.00 a 20.00h), día en el que el Cristo será trasladado desde la Iglesia Catedral de las Fuerzas Armadas hasta el Cuartel General del Ejército, donde le esperarán los componentes del Tercio ‘Alejandro Farnesio’ para trasladarlo hasta el lugar que ocupará, al día siguiente, en el Vía Crucis presidido por el Papa.

En el traslado procesional del jueves, que comenzará a las diez de la noche, participarán militares de los ejércitos extranjeros que se han desplazado hasta Madrid con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2011. Alrededor de 2.000 peregrinos militares de casi una veintena de países (entre ellos Alemania, Australia, Colombia, Estados Unidos o Francia) serán recibidos durante estos días por la diócesis castrense, que el lunes inauguró un Centro de Acogida en las dependencias anexas a la Iglesia Catedral de las Fuerzas Armadas.

La Legión está vinculada al Cristo de la Buena Muerte desde el año 1928, aunque fue en 2000 cuando el entonces arzobispo castrense, monseñor Estepa, firmó el decreto por el que el Cristo se convertía en protector oficial de la Brigada de la Legión. Ésta ha sido la primera vez que la venerada imagen ha salido de Málaga y lo ha hecho para participar en la Jornada Mundial de la Juventud, cuyos actos centrales comenzarán el jueves con la llegada de Benedicto XVI.

MÁS DE 400 MILITARES EXTRANJEROS SE SUMARÁN A LOS ACTOS

Unos 180 legionarios escoltarán ante el Papa al Cristo de la Buena Muerte, que sale por primera vez de Málaga

Unos 180 legionarios escoltarán al Cristo de la Buena Muerte en la Procesión Magna que se celebrará el viernes 19 de agosto en Madrid con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, presidida por el Papa Benedicto XVI. Será la primera vez que el conocido como el ‘Cristo de los legionarios sale de Málaga para participar en un acto religioso.

Según han explicado a Europa Press fuentes de la Congregación de Mena, que venera al Cristo de la Buena Muerte, unos 800 civiles acompañarán a los legionarios en la Procesión. Entre ellos, habrá muchos hermanos de la cofradía malagueña, que en esta ocasión ha querido “abrir sus puertas” para que puedan sumarse a la procesión otros ciudadanos, de la ciudad andaluza o de otros lugares.

Para la Congregación, la participación en la Jornada Mundial de la Juventud es todo un “hito histórico” que quedará para el recuerdo de la hermandad, ya que es la primera vez que el Cristo de la Buena Muerte abandona Málaga y lo hará para procesionar ante el Pontífice.

VIAJARÁ ESCOLTADO POR LA GUARDIA CIVIL

El Cristo y su trono emprenderán viaje desde Málaga hasta la capital el próximo viernes por la mañana, en un vehículo especial que estará escoltado por efectivos de la Guardia Civil y que le trasladará directamente a la Catedral Castrense, donde permanecerá hasta el jueves día 18, en que será trasladado hasta el Paseo de Recoletos para la Procesión. Mientras tanto, el trono esperará a la imagen en los jardines del Cuartel General del Ejército de Tierra.

Está previsto que la Catedral Castrense acoja tres homilías en honor al Cristo de la Buena Muerte, que se celebrarán desde el lunes hasta el miércoles de la próxima semana a las 20.30 horas. La primera de ellas será presidida por el arzobispo castrense, Juan del Río.

Además, desde el martes hasta el jueves el Cristo contará con una guardia de honor, formada por las escuadras de gastadores de La Legión. Desde las 11.00 hasta la 13.00 y desde las 18.00 hasta las 20.00, la imagen estará acompañada constantemente por una decena de legionarios, que irán cambiando la guardia ante la presencia de los ciudadanos que acudan al templo.

El jueves, tras la última guardia de honor, comenzará el traslado del Cristo desde la Catedral hasta el Cuartel General del Ejército de Tierra, donde será entronizado. El traslado del Cristo yacente se hará a hombros de los legionarios, pero también de unos 400 militares extranjeros que han querido sumarse a esta primera procesión.

MILITARES DE EEUU, ALEMANIA Y JAPÓN

Será la primera vez que el Cristo de la Buena Muerte es portado por uniformados de otros países. Entre ellos, habrá militares de Estados Unidos, Alemania y Japón, que se irán turnando con los legionarios y con hermanos de la Cofradía, que considera todo un “honor” la participación de militares de otros países. Con ellos irá también la agrupación musical del Cristo de la Cofradía del Cristo de la Columna de Alcalá de Henares.

Una vez entronizado en el Cuartel General del Ejército de Tierra, el Cristo de la Buena Muerte se dirigirá hacia Recoletos, donde permanecerá en su estación hasta los actos del viernes. Además, se está estudiando la posibilidad de que coincida en su camino con la Cofradía del Prendimiento, la otra congregación malagueña que participará en la procesión.

Ya el viernes, el Cristo de la Buena Muerte participará en el Vía Crucis presidido por el Pontífice y, posteriormente en la Procesión Magna, para la que se han previsto dos turnos de portadores. El trono estará escoltado por una escuadra de gastadores, la Banda de Guerra, Música y Coros y una compañía de honores, del IV Tercio de la Legión, con sede en Ronda (Málaga).

Según han explicado a Europa Press fuentes de la Congregación de Mena, la participación de la Legión en esta procesión surgió de una petición expresa de la Conferencia Episcopal, a través del Arzobispado Castrense. Fuentes del Ministerio de Defensa han explicado que la presencia de los legionarios es un gesto “voluntario” y que todos sus gastos de traslado y estancia corren a cargo de la organización de la Jornada Mundial de la Juventud.

La Legión es una pieza clave de la Congregación de Mena desde 1928 y su vinculación se hace patente todas las Semanas Santas, cuando varias escuadras se turnan para velar por el Cristo de la Buena Muerte, al que cada Jueves Santo traslada hasta su trono uno de los cuatro Tercios de la Legión.

El Cristo de la Legión sale por primera vez de Málaga para acudir a la JMJ

Madrid, 12 ago (EFE).- El Cristo de la Buena Muerte, conocido popularmente como el Cristo de la Legión, llegará esta tarde a Madrid para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y es la primera vez que sale de Málaga, donde se encuentra habitualmente custodiado por la Cofradía de Mena.

Durante su permanencia en la Iglesia Catedral de las Fuerzas Armadas, 200 legionarios del tercio Alejandro Farnesio, con sede en Ronda (Málaga), custodiarán la imagen hasta el próximo jueves, día en el que será trasladada en procesión al Cuartel General del Ejército de Tierra para participar el viernes en el Vía Crucis que presidirá el Papa en la Plaza de Cibeles.

El Cristo será recibido por el arzobispo castrense, Juan del Río Martin, en un “sencillo pero emotivo acto”, según han señalado fuentes eclesiásticas en un comunicado.

La Guardia Civil está efectuando el traslado del Cristo, vinculado a la Legión española desde 1928, para evitar que sufra daños durante su viaje.

De acuerdo con el programa, el lunes, el arzobispo presidirá el primer día del solemne triduo, que se celebrará en honor del Cristo de la Legión; el martes la Eucaristía estará presidida por el vicario general del arzobispado castrense, Pablo Panadero, mientras que el miércoles lo hará el cardenal arzobispo emérito castrense, José Manuel Estepa.

El cardenal arzobispo aprobó en 2002 el decreto de nombramiento de Santísimo Cristo de la Buena Muerte como protector oficial de la Legión. EFE

El Cristo de la Buena Muerte, el pasado Jueves Santo.

Procesiones eucarísticas en la Octava del Corpus en Mártires, San Juan y la Pastora. Málaga

A falta de poco más de un mes y medio para el vía crucis de la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, presidido por el Papa, ni el Prendimiento ni Mena tienen todo el dinero garantizado para sufragar los gastos de desplazamiento, pero su presencia es segura en esta cita histórica. Ambas corporaciones están pendientes de una próxima reunión con el nuevo presidente de la Diputación Provincial de Málaga, Elías Bendodo, que también preside el Patronato de Turismo de la Costa del Sol, con el objetivo de que puedan financiar parte de la inversión necesaria, teniendo en cuenta que van a representar a Málaga en un acontecimiento de repercusión mediática mundial.

El hermano mayor del Prendimiento, Jaime Gallego, explicó ayer que una vez que el Ayuntamiento ha cumplido con su compromiso de dar 20.000 euros a cada una de las cofradías y que el «Obispado también nos vaya a ayudar», todas las esperanzas parece que se depositan ahora en el organismo supramunicipal. «Hay muy buenas palabras por parte de todas las instituciones pero todavía no tenemos nada», destacó Antonio Jesús González, hermano mayor de Mena. «Y ya no sólo en el sentido económico, sino de respaldo institucional», añade Gallego, que cree que no están dando la importancia real que tiene este acto.

El dinero necesario se destinaría al transporte de las imágenes y de los tronos, a la contratación del seguro y al viaje de los participantes. Prendimiento llevará unas 700 personas acreditadas y Mena, a 774, la mayoría portadores que llevarán el trono en Madrid en dos turnos. «Me lo estoy jugando a una carta y esperemos que al final haya dinero», reconoció el hermano mayor del Prendimiento.

También han pedido ayuda a distintas entidades bancarias.

El viaje

La congregación ya ha definido cómo y cuándo va a ser el desplazamiento y su estancia en la capital. El hermano mayor explicó que el viernes, 12 de agosto, el Cristo de la Buena Muerte saldrá de Málaga dentro de una caja especial y en un transporte especial. El trono saldrá en otro camión de camino a Madrid, donde llegará por la noche. La imagen irá a la catedral castrense, en la calle Mayor. Allí, durante los días 15, 16 y 17 de agosto, la congregación celebrará un triduo en este templo, y el 16, 17 y 18 de agosto, en horario de mañana y tarde, se celebrará la tradicional guardia legionaria al Cristo, a cargo de los caballeros del IV Tercio de la Legión Alejandro Farnesio, con base en Ronda. A Madrid se desplazará una compañía de honores, banda de música y escuadra de gastadores, «como suele desfilar en Málaga cada Jueves Santo», dijo González.

El trono irá al cuartel general del Ejército, en la plaza de la Cibeles, y se llevará a la carpa en el Paseo de Recoletos, donde se celebrará el vía crucis, en la víspera del 19 de agosto. El Cristo, por su parte, será trasladado en su cruz, a hombros de congregantes y legionarios, en la noche del 18, después de la recepción oficial al Santo Padre.

El Prendimiento, según Gallego, está pendiente de un permiso de la Guardia Civil para poder circular con el gran camión que transportará el trono el fin de semana del puente del 15 de agosto, en plena operación salida de vacaciones. «Si no, saldríamos el viernes. En ese caso, el Cristo se expondría al culto en la colegiata de San Isidro, y el trono iría directamente al Ayuntamiento, desde donde haríamos el traslado el 18 de agosto a partir de las doce de la noche, con el Cristo y el grupo», explicó el hermano mayor, que dijo que en Cibeles se encontrarán con Mena y subirán juntos Recoletos, hasta su carpa.

Prendimiento representa la segunda estación y Mena la undécima. En la última reunión mantenida en Madrid entre la organización y las cofradías participantes, se acordó modificar el sentido del vía crucis, que empezará en la plaza de Colón y terminará en la plaza de la Cibeles, «para que la cruz se vaya acercando al Papa y no alejando». Por este motivo, ambas cofradías cambiarán la posición que inicialmente iban a ocupar.

Las claves

MENA

El Cristo se expondrá al culto en Madrid en la catedral castrense

Mena llevará al Cristo a Madrid el 12 de agosto y lo expondrá al culto en la catedral castrense, en la calle Mayor. Allí presidirá un triduo y se llevará a cabo la guardia legionaria, durante los días previos. El traslado a la carpa será el 18 de agosto, en su cruz.

PRENDIMIENTO

En la colegiata de San Isidro o en la capilla del Ayuntamiento

Si el Cristo del Prendimiento sale a Madrid el 12 de agosto, irá a la colegiata de San Isidro. Si sale el 14 de agosto desde Málaga, irá directamente a la capilla del Ayuntamiento. El traslado será también el 18 de agosto, a las doce, en su trono procesional.

PROCESIÓN

Tras el vía crucis, es la magna procesión desde Recoletos

Cuando termine el vía crucis, que comenzará a las 19.30 horas del día 19 de agosto, se iniciará la magna procesión que abrirá el Prendimiento, con la banda de Bomberos. Mena recorrerá las calles Cibeles, Alcalá, Sol, Arenal, plaza de Isabel II, Vergara, Requena, Bailén, hasta el Palacio de Oriente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: